domingo, 19 de agosto de 2012

EL FRACASO DEL SISTEMA EDUCATIVO (Experiencia Personal)


Hoy me apetece escribir sobre mi. Dejar las entradas con mucha información y explicaros un poco más de mi, de mi vida. Y lo hago tras ver la película "La Educación Prohibida" que podéis ver vía youtube.
Os explicaré mi vida, mi vida como estudiante y más tarde mi vida en el mundo laboral. Hay muchos detalles que no los cuento porqué necesitaría un libro entero. De hecho, es posible que lo haga, que escriba un libro. Según vuestros comentarios.
Ahí va, LA HISTORIA DE MI VIDA:
Intentaré ser breve:
Yo me formé en el sistema educativo de la LGE'70, con mi E.G.B., B.U.P. y Selectividad. Siempre fui un alumno de los buenos, aunque con muchas inquietudes. De hecho, al volver a la escuela y al instituto años después, los profesores me tildaron de "líder". Decían que a la hora de las tutorías mis clases eran conocidas como "la clase de Óliver". Pero bueno, eso lo digo porqué ahora entiendo que yo necesitaba mucho más que esos contenidos.
Bueno, los años fueron pasando y los ciclos de escolaridad también. Notas buenas pero sin pasarse, lo justo para ir pasando cursos sin mucho esfuerzo. De hecho nunca fui un gran estudiante. Simplemente tenía buena memoria y se me quedaban las cosas que oía en clase. Además, tenía mucha creatividad, inventiva y capacidad de adaptarme a lo que cada profesor quería.
El caso es que pasé todos los cursos sin repetir y llegué a Selectividad sin ninguna orientación. Nadie se preocupó de lo que me interesaba ni examinó mis potencialidades (creo que ahora sí que se hace). Me presenté a selectividad casi sin estudiar. De hecho recuerdo esas 2 o 3 semanas de estudio porqué cada tarde me iba a jugar al fútbol, estudiaba un rato por la mañana y por la noche mis amigos hacían quedada para estudiar, pero nos pasábamos horas hablando... Saqué un 6.85 y me dijeron que esa nota estaba muy bien, que podría elegir casi de todo menos Medicina, que no me gustaba para nada (aunque he acabado casado con una pediatra) y alguna más.
Tenía que elegir lo que quería!!! Pero yo no quería eso, yo quería que me dieran un nuevo curso que cumplir, que me dijeran "ahora toca esto, supéralo". Pero no fue así. Justo en esa época iba con un amigo friky que me dijo una frase que me marcó (aunque para mal): "la informática es el futuro, ahí no te faltará trabajo". Y yo pensé que eso es lo que tocaba ahora, buscar una carrera que me proporcionara trabajo.
Me metí en Ingeniería en Informática de Gestión. El primer año me sentí como un bicho raro. Todos eran distintos a mi. En los descansos ellos leían el MiPC o Hobbies, mientras yo me compraba el Sport o el Marca. Era una vida rara porque yo siempre he sido de relacionarme mucho y allí no habían relaciones sociales. Mi clase tenía 104 alumnos y sólo habían 8 chicas (tipo Merkel). Aun así, el primer año no fue mal ya que aprobé la mitad, todas las que eran de matemáticas. Las específicas de informática no aprobé ni una. El año siguiente me matriculé de las pendientes y fue un caos. Pasaba de ir a clase y me relacionaba con amigos de otras carreras. Uno de ellos me invitó a una de sus clases en Filología Inglesa, me dijo: "esto es el paraíso, está lleno de tías". Fui a esa clase y así fue. Chicas y más chicas. La proporción debía ser totalmente contraria a informática. De la clase de 60 alumnos, habrían 10 chicos... Además en una sola clase me relacioné más que en año y medio en informática. Además, me auto-sugestioné, diciéndome lo bien que se me han dado siempre los idiomas.
Total, que me cambié de carrera al año siguiente. Filología Inglesa! De letras puras (TOMA CAMBIO). El resumen es que volví a fracasar. El inglés se me daba genial pero la literatura no tanto y ahí había que leer muchos libros de los que no me gustaban. No me arrepiento porqué conocí a mucha gente y ese año disfruté mucho de la "noche universitaria", jeje. Pero lo dejé.
Al año siguiente volví a cambiar. Reflexioné, mis padres me llevaron a ver a un psicólogo que me dijo "¿qué es lo que más te gusta?", y mi madre respondió por mi: "A él siempre le ha gustado la economía, de pequeño siempre nos decía que le encantaría trabajar en la bolsa", y yo dije que sí. Era cierto que lo dije de pequeño, pero supongo que después de ver cualquier película de un guaperas que se forraba con la bolsa o algo así. Aun así, ese joven perdido que no había aprendido nada en la escuela, hizo caso a su madre y se matriculó en EMPRESARIALES.
La historia de empresariales es breve. Compaginé los estudios con un trabajo de fines de semana (pizzero) y vi que ganar dinero molaba mucho. Pasé de acabar el curso cuando mi jefe me "ascendió" a camarero y me contrató para toda la semana.
El joven con inquietudes quería más!!! Vi que un amigo era policía y ganaba una pasta. Me puse a estudiar (por 1ª vez en serio) y me presenté a una oposición. Quedé 2º, entraban 10 de casi 200, y trabajé de policía local un verano. Al siguiente verano lo mismo, y así 3 veces. Entonces me dije "no puedes estar opositando cada año, busca una plaza fija", y justo había una oposición para administrativo dentro de 5 meses. La gente me decía que estaba loco, que va gente muy preparada durante años. El reto me gustó, y aquí estoy, trabajando desde 2004 en la administración publica. Pero, siempre con inquietudes...
Al 2º año de estar allí, un concejal me dijo que estaba muy contentos con mi trabajo (lo único que hice fue informatizar un poco el sistema que había, ordenarlo todo un poco) y me propuso cambiar de puesto de trabajo por un negociado que tenía una necesidad. El Departamento Municipal de Psicología Infantil y Logopedia. Allí pasé 3 años geniales y descubrí mi vocación, me encantaba ver como ayudaban a los niños, me interesaba en saber lo que hacían allí en esos despachos, y al poco tiempo me matriculé en la UNED en Pedagogía. En 5 años me Licencié con una nota media de 7.8 (y con una boda de por medio). La gente no se imagina el esfuerzo que hice. Lo que supone para un chico que siempre se ha dejado llevar, lo de acabar de trabajar, comer y pasarse la tarde estudiando... Pero la MOTIVACIÓN era máxima. Y ahí descubrí que los alumnos tienen que hacer lo que les gusta, no lo que se les marque.
Bueno, siento haberme alargado... Pero era la historia de mi vida.
Espero que no os hayáis dormido...
Besos,
Óliver Pérez.

3 comentarios:

Miriam campos leiros dijo...

felicidades Oliver por mostrarnos tu historia porque es muy significativa y ejemplificante. Estoy totalmente de acuerdo contigo en tus afirmaciones!

Miriam campos leiros dijo...

Quisiera felicitarte Oliver por tu blog , me parece muy completo y es muy loable que alguien lleve a cabo una labor tan árdua "tan sólo" por compartir, eres todo un ejemplo.

@pedagoliver dijo...

Gracias por tus palabras Miriam. Como he dicho en mi entrada: "he encontrado mi vocación". Quiero desarrollarme como profesional y el blog es una muy buena herramienta tanto para darme a conocer como profesional, como para prestar ayuda a muchos padres y madres, incluso profesionales.
Espero q este sólo sea el primero de muchos comentarios q dejes en mi blog.
Gracias de nuevo y un abrazo.