miércoles, 3 de octubre de 2012

IDENTIFICAR EL SÍNDROME DE ASPERGER EN LA INFANCIA



¿Tiene mi hijo Asperger ?

Mucho se oye hablar últimamente sobre el síndrome de Asperger. Hay quién lo relaciona con el autismo, otros con la superdotación, incluso con la carencia de habilidades sociales. Pero hay mucho más. Este síndrome tiene muchos síntomas y, sobre todo, no es igual para todas las personas. Para ayudar a saber si nuestro hijo puede ser uno de estos hay que conocer ciertas cosas.

Creemos que nuestro hijo tiene síndrome de Asperger… ¿Cuáles son los síntomas que debemos buscar y que tipo de pruebas hay para diagnosticarlo? ¿Es posible que sus síntomas actuales puedan ser el reflejo de algo que no sea Asperger?

La primera opción es ponerse en contacto con un especialista en los trastornos del espectro autista en niños y adolescentes. Como alternativa o como refuerzo, también, podemos acudir al pediatra de nuestro hijo para descartar otras posibilidades. Muchos neuropediatras apoyan el tratamiento combinado (farmacológico y conductual).

Los síntomas de Asperger y Autismo de Alto Funcionamiento pueden variar de una persona a otra, pero en general, se dividen en tres áreas:

  1. Dificultades de comunicación

  1. Comportamientos repetitivos y estereotipados

  1. Deterioro social

Los niños con Asperger no siguen los patrones típicos en el desarrollo de habilidades sociales y de comunicación. Los padres solemos ser los primeros en notar comportamientos inusuales en nuestros hijos. A veces, algunos comportamientos se hacen más notables cuando se comparan con niños de la misma edad.

En algunos casos, los niños con Asperger pueden parecer diferentes en épocas muy tempranas en su desarrollo. Incluso antes de cumplir un año, algunos bebés se vuelven excesivamente centrado en ciertos objetos, rara vez establecen contacto visual… En otros niños el desarrollo puede ser normal hasta el segundo o tercer año, pero entonces comienzan a perder interés por los demás y llegan a ser silenciosos, retraídos, o indiferentes a las señales sociales.

ÁREAS (SÍNTOMAS)

1. Dificultades de comunicación
El desarrollo normal de un niño suele indicar que al año ya pueden decir una o dos palabras. Además, cuando se les ofrece algo que no quieren, los niños dejan claro con palabras, gestos o expresiones faciales que la respuesta es "no". Pueden utilizar múltiples formas para comunicarse pero, en definitiva, lo hacen, se comunican. Para los niños con Asperger, alcanzar los hitos puede no ser tan sencillo. Por ejemplo, algunos niños con Asperger y Autismo de Alto Funcionamiento podrían presentar los siguientes síntomas
:
  • albucear en el primer año de vida, pero luego dejar de hacerlo.
  • Desarrollar el lenguaje a un ritmo retardado.
  • Lentitud para desarrollar gestos o incluso confundirlos.
  • No responder adecuadamente a las llamadas de atención (por ejemplo cuando le llamamos por su nombre).
  • Aprender a comunicarse mediante imágenes o su propio lenguaje de señas
  • Repetir palabras o frases que se escuchan, una condición llamada ecolalia.
  • Hablar sólo con palabras simples o repetir ciertas frases una y otra vez.
  • Usar palabras que parecen extrañas, fuera de lugar, o tienen un significado especial que sólo conocen los que están familiarizados con la forma en que el niño se comunica.
  • Dificultades con el ir y venir de conversaciones y dificultad para reaccionar a las señales sociales.
  • Cuando no han desarrollado gestos significativos o lenguaje puede simplemente gritar o no actuar convenientemente hasta que se les enseña mejores maneras de expresar sus necesidades.
* En este sentido (último punto) es muy importante la toma de conciencia.

2. Comportamientos repetitivos y estereotipados
  • Movimientos repetitivos o comportamientos inusuales. Estos comportamientos pueden ser extremos y muy notables, o pueden ser leves y discretos (por ejemplo, algunos niños repetidamente pueden agitar los brazos o caminar con patrones específicos, mientras que otros sutilmente pueden mover sus dedos por los ojos en lo que parece ser un gesto). Estas acciones repetitivas a veces se llaman "estereotipias" o "comportamientos estereotipados".
  • Tener intereses demasiado enfocados. Pueden llegar a estar fascinados con objetos en movimiento o partes de objetos (por ejemplo, las ruedas de un coche en movimiento). Los comportamientos repetitivos puede también tomar la forma de una preocupación persistente e intensa (por ejemplo, podrían estar obsesionados con aprender todo acerca de las aspiradoras, horarios de trenes o faros de luz). Los niños con Asperger a menudo tienen un gran interés en números, símbolos o temas científicos.
  • Establecen rutinas en sus actividades diarias en todos los ámbitos: escolar, familiar…etc, si se rompen estas rutinas la inflexibilidad a menudo puede ser extrema y causar serias dificultades. Pueden insistir en comer las comidas exactamente, la misma cada día o tomar la ruta exactamente, la misma a la escuela. Un ligero cambio en una rutina específica puede ser extremadamente molesto. Algunos niños incluso pueden tener arrebatos emocionales, sobre todo cuando se siente enojado o frustrado o cuando se coloca en un nuevo entorno o estímulo.
  • No hay dos niños que expresen exactamente el mismo tipo y la gravedad de los síntomas. De hecho, muchos niños con desarrollo normal de vez en cuando pueden mostrar algunos de los comportamientos comunes a los niños con Asperger. Sin embargo, si usted nota que su hijo tiene varios síntomas relacionados con Asperger, procure que sea examinado y evaluado por un profesional de la salud con experiencia en este trastorno.

3. Deterioro-Social
La mayoría de los niños con Asperger tienen problemas para participar en las interacciones sociales cotidianas. Algunos niños con Asperger pueden:

No buscar compartir fácilmente su disfrute de los juguetes o actividades …
Evitar el contacto visual.
Responder extraordinariamente cuando otros muestren enojo, angustia o cariño.
Mirar y escuchar menos a las personas en su entorno o no responder a otras personas.
Investigaciones recientes sugieren que los niños con Asperger no responden a las señales emocionales en las interacciones sociales humanas, ya que no pueden prestar atención a las señales sociales que otros suelen notar. Un estudio encontró que los niños con Asperger se fijan en la boca de la persona que habla con ellos en vez de en los ojos, que es donde los niños con desarrollo típico tienden a centrarse. Un estudio relacionado mostró que los niños con Asperger parecen estar atraídos por los movimientos repetitivos relacionados con el sonido, como las palmas durante un juego de ”palmas palmitas”. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos resultados, pero estos estudios sugieren que los niños con Asperger pueden no comprender o no notar las sutiles señales sociales (por ejemplo, una sonrisa, un guiño, un gesto, etc) que podrían ayudarles a comprender las relaciones e interacciones sociales. Sin la capacidad de interpretar el tono de otra persona de la voz, así como gestos, expresiones faciales, y otras comunicaciones no verbales, los niños con Asperger no pueden responder adecuadamente.

Del mismo modo, puede ser difícil para los demás entender el lenguaje corporal de los niños con Asperger. Sus expresiones faciales, movimientos y gestos son, a menudo, vagos o no coinciden con lo que están diciendo. Su tono de voz no puede reflejar sus sentimientos reales tampoco. Muchos niños mayores con Asperger pueden hablar con un tono de voz no usual.

Los niños con Asperger pueden tener problemas para entender el punto de vista de otra persona, lo que les impide predecir o comprender las acciones de los demás. Para un niño con Asperger es muy difícil comprender lo que es el sarcasmo o la ironía.

1 comentario:

Yngrid Aillon dijo...

Podrían ampliar el tema o hacer otra publicación sobre si los padres debemos adaptarmos completamente a nuestros hijos asperger o como debemos incorporar a nuestros niños asperger a nuestra vida social.