jueves, 26 de mayo de 2011

RECURSOS DESAPROVECHADOS

LA TELEVISIÓN EDUCA


Después de muchos post educativos con cierta base científica, vuelvo a publicar un post de opinión. Me parece que es un buen momento para la reflexión sobre un tema que parece preocupar a muchas familias pero que no tiene fácil solución debido al conflicto de intereses.
La pregunta es fácil: ¿Quién controla los contenidos televisivos?



Recuerdo mi infancia, cuando salía del colegio a las cinco de la tarde y corría como un poseso para llegar a casa rápido y no perderme ni un minuto de mis dibujos o programas favoritos. Cierto es que no había la misma cantidad de canales que hay ahora, pero tampoco soy de la época de la primera y la segunda. Había cadenas privadas y las autonómicas. Hago aquí un inciso para tocar el tema de las televisiones autonómicas:
Estoy indignado con el tema de las televisiones autonómicas en la Comunidad Valenciana. Resulta, para los que no sois de aquí, que pese a la proximidad geográfica, cultural e idiomática, en nuestra comunidad no se puede ver la TV3. Hablo desde la ignorancia cuando digo que creo que es una cuestión de audiencias. Los responsables de Canal 9 vieron que perdían mucha audiencia con respecto a TV3 y tomaron la decisión de llevar el tema al Síndic de Greuges (o a algún sitio de esos) y con los trapicheos típicos del Gobierno Valenciano consiguieron que la señal de TV3 no se pueda ver en ningún sitio de la Comunidad Valenciana. Resulta curioso cuando sales de viaje a Madrid, Canarias, Murcia o Aragón y en la habitación de tu hotel ves perfectamente TV3 y piensas “aquí pueden verla y nosotros, tan cerca, y no podemos”.
Resulta tan extraña esta situación en los tiempos que corren… La Era de la Información; la Globalización; La Sociedad de las Comunicaciones; etc. “y yo sin TV3”!!!
El papel que la cadena catalana lleva a cabo es muy importante. A nivel cultural e idiomático son mucho más fieles a sus orígenes que la autonómica valenciana. Personalmente he aprendido mucho de la televisión catalana. Mucha gente de mi generación nos hemos criado con dibujos en catalán: Bola de Drac, l’Arale, Muscleman, etc. Eso y las retransmisiones deportivas que hacían, así como las películas y series en versión original, nos dieron un bagaje cultural y un vocabulario que no hemos olvidado. Yo viajo a Barcelona y hablo perfectamente catalán. Además esos conocimientos refuerzan mi conocimiento de la lengua valenciana. En la Comunidad Valenciana se está perdiendo a pasos agigantados la lengua autóctona. Considero, siempre bajo mi punto de vista, que gran parte de la culpa es del poco empeño que pone la televisión autonómica en mejorar esa situación. Como se enuncia en este post: otro RECURSO DESAPROVECHADO.
No se cuando acabará esta situación, o si acabará o no. Deben tener en cuenta que es difícil en este siglo poner barreras a la comunicación. De hecho, yo afortunadamente, ya puedo ver TV3, esports3 o canal 33 gracias a las nuevas tecnologías. Veo los partidos de baloncesto por Internet, sigo programas como “Alguna Pregunta Més” o “Crackovia” a través del servicio de televisión a la carta de mi Play Station 3. Por eso, creo que pronto tendrán que ceder y dejar de ejercer esa “dictadura televisiva” sobre los valencianos.
Creo que ya me he desahogado bastante con el tema de las televisiones autonómicas. Intentaré calmarme y seguir con el tema que nos ocupa, los famosos “contenidos televisivos”.
He recordado mi infancia televisiva. Supongo que en aquella época también se criticaba la “agresividad” de muchos de los dibujos que emitían (me río yo de eso ahora al comparar Bola de Drac con videojuegos como los que hay ahora en el mercado). La cuestión es que en la franja horario de 17’00 a 20’00 horas, en todos los canales que entonces existían, sólo podías ver dibujos o programas infantiles.
Me gustaría destacar programas como el mítico “Barrio Sésamo” (programa premiado varias veces por su formato y por su valor formativo), la serie de dibujos “Érase una vez…” tan preciada pedagógicamente y que muchos hemos adquirido para poder ponérsela a nuestros hij@s. Creo que todas aquellas series y aquellos programas no se emitían por casualidad. Mi opinión es que la perspectiva de la televisión ha cambiado. En aquella época se tenía una confianza ciega en el poder modelador de la televisión y se controlaban mucho más los contenidos. La televisión pública tenía mucho peso en el sector y era la referencia que todos seguían. En esa televisión pública se adecuaban los contenidos a cada horario. Se procuraba advertir a los usuarios del tipo de contenido que iban a ver con los míticos rombos o con los “apta para todos los públicos”. Esos valores se han ido perdiendo y la perspectiva ha cambiado. Ahora se tiene más en cuenta las audiencias que cualquier otra variable. También es cierto que el tipo de espectador ha cambiado, que la Sociedad ha cambiado y que la televisión se ha tenido que adaptar a estos cambios. Pero considero que los colegios siguen teniendo los mismos horarios que en los 80 o en los 90, los niñ@s salen a la misma hora y, casi por instinto diría yo, llegan a casa y se “lanzan” a ver la tele. Muchos dirán que no tengo razón, que los niñ@s de hoy en día no ven la tele, que prefieren otras cosas como sus videojuegos o sus ordenadores. Esto es cierto pero, a lo mejor es porqué es la alternativa a la televisión. Además, olvidamos entonces el poder educativo de la televisión. Con unos programas adecuados para esas edades se puede conseguir inculcar en los niñ@s ciertos valores que sería imposible que transmitiéramos los padres y madres. Hemos perdido el poder de la televisión.
La parrilla televisiva de hoy en día es bastante preocupante para los padres. En la franja horaria de la que venimos hablando a lo largo de este post no es difícil encontrar programas que en otra época se emitirían en horario de adultos (de noche) y con varios rombos seguro. Pongo la tele por la tarde y veo programas en los que unos adultos se gritan y se faltan al respeto con el tema de fondo de una presunta infidelidad o algo así. Cambio horrorizado de canal y veo una serie de policías que investigan asesinatos ya vistos para sentencia o juicios militares por asesinato o por actuación indebida. “Cambia eso!” me dice mi mujer. En otra cadena están haciendo otro programa muy parecido al primero, así que cambio rápido. Voy a poner la MTV que por lo menos escucharemos música… “¿pero esto que es?”… Embarazadas adolescentes, padres y madres que eligen pareja para que sus hij@s cambien la que actualmente tienen, adolescentes que gastan cantidades de dinero que yo en mi vida podré ganar en una fiesta de cumpleaños, chicas y chicos operados de todo encerrados en una casa utilizando un vocabulario obsceno y haciendo “guarreridas”… Creo que voy a apagar la tele y a escribir en mi blog…

4 comentarios:

ire1989 dijo...

Comparto tu opinión, ni la televisión ni el cine son lo que eran. En parte me alegro de haber nacido en el año que nací por haber podido ver y apreciar buenas películas y series educativas. Lástima que tengamos que poner a los niños series antiguas para mantenerlos un poco alejados de la cruda realidad.

Saludos.

Viviana Laura Hunter dijo...

Hola Oliver, de más está decir que coincido contigo en casi todo, por no decir todo. Hace tiempo que he dejado la tele a un lado y los programas que me gustan están a horas extrañas en canales extraños, que se le va a hacer. Pero para mis hijos no veo nada, ni los dibujos animados, ya que cosas como Sin-chan simplemente me sacan de quicio, el lenguaje, la misoginia de ese dibujo animado no tienen nombre y eso que es para nenes de 7 años. A mis hijos de 12 y 13 no les dejo verlo porque no me parece adecuado. Pero qué ha sido de la buena programación, los programas culturales, etc. Han muerto por culpa de una sociedad que prefiere ver a la loca de turno tirándose de los pelos con la concursante de gran hermano de turno utilizando un lenguaje que sonrojaría a un carcelario. El poder está en nuestra mano, apaga la tele, ve a leer un libro, sin telespectadores no tienen a quién aborregar.

PD: Me sumo a la demanda de poder TV3 en nuestra comunidad.

OLIVER dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Con Viviana ya tengo contacto y estamos muy próximos en muchas cosas. A ire1989 no la conozco aun pero espero que sigas mi blog y que podamos tener contacto.
1 saludo

Profundo Films dijo...

Estoy de acuerdo contigo,gracias a dios yo me crié con La bola de cristal y.....asi he salido!!!
El problema es que antes habia una sola televisión pública,sin competencia que programaba con criterios como por ejemplo la educación,la diversión de los niños,el entretenimiento sano,la difusión de la cultura,la música...etc.Esto se mantuvo unos pocos años incluso con la entrada de televisiones privadas que JAMAS compartieron ese criterio,funcionaron como empresas privadas puras y duras y siempre programaron en base a ganar audiencia o lo que es lo mismo a incrementar sus beneficios a cualqier precio.En poco tiempo la televisión pública tuvo que entrar en ese juego para no perder toda la cuota de pantalla.
Hoy en dia solo La2 se permite programar productos que ya se sabe tendrán bajas audiencias,lo compensan con las ganancias de La1 y ostentan cierto reconocimiento dentro del sector.Desgraciadamente,la mayoría de estos programas aunque si poseen ciertos atractivos,estan desfasados,se han repetido millones de veces y no resultan novedosos ni entretenidos por el simple hecho de que las productoras no apuestan un duro por crear un formto asi porque saben que lo normal es que no los vendan a ninguna cadena.Por tanto cuando se quiere poner un programa cultural se recurre a Saber y Ganar que lleva 20 años en antena o a documentales rodados hace 15 años ¿por que no se programan los documentales ganadores de concursos importantes?Yo he ganado un premio recientemente por uno en el festival de S.Sebastian y una amiga en el de Málaga ¿por que no se emiten y seponen cosas de la BBC de hace 2 décadas? Un misterio
Para finalizar,comentarte que el dossier de mi programa de buceo es diferente el que presentamos a TVE que a Tele 5:mientras que el primero cuenta con puntos favorables como difusión de la cultura,entretenimiento en familia y respeto por el medio ambiente,a Tel5 le hemos resaltado que tanto el presentador como el equipo está integrado por personas muy atractivas físicamente,que hay riesgo y situaciones de peligro